¿En qué consiste la red basada en la intención?

¿Qué son las redes basadas en la intención?

La tecnología de redes basadas en la intención consiste en un proceso de automatización definida por software que utiliza altos niveles de inteligencia, análisis y orquestación para mejorar el tiempo de actividad y las operaciones de red. Los operadores describen los resultados empresariales que desean alcanzar, y la red interpreta esos objetivos y los traduce en la configuración necesaria para lograrlos, sin necesidad de codificar o ejecutar tareas de forma manual.

Por ejemplo, imaginemos que un operador quiere que las comunicaciones entre dos redes sean más seguras. Una intención indicaría en términos generales que se necesita un túnel seguro entre la red A y la red B. Un operador identificaría cuál de los tráficos debería usar el túnel y enumeraría otras propiedades generales deseadas para ese túnel. Pero el operador no especificaría cómo debe implementarse el túnel. Es decir, no indicaría la cantidad de dispositivos que se utilizarán, la forma en que deben hacerse los anuncios BGP o qué características o parámetros específicos activar.

En su lugar, un sistema de redes basadas en la intención genera automáticamente una configuración completa de todos los dispositivos en función de la descripción del servicio. Luego, realiza comprobaciones continuas del estado deseado y el estado operativo de la red, utilizando un sistema de validación de circuito cerrado para verificar constantemente que la configuración sea la correcta.

Las redes basadas en la intención son modelos de operación de redes declarativas. Se diferencian de las redes imperativas tradicionales en que requieren que los ingenieros de red especifiquen la secuencia de acciones necesarias en elementos individuales de la red y en que crean un margen potencial de error significativo.

¿Qué problemas resuelven las redes basadas en la intención?

Tradicionalmente, las redes han estado basadas en operaciones manuales de interfaz de línea de comandos (CLI), sistemas de gestión de elementos (EMS) básicos o secuencias de comandos de automatización. La mayoría de las interrupciones en las redes se deben a errores humanos que se producen durante estas operaciones.

Por su parte, las redes basadas en la intención reducen los errores y el riesgo y, al mismo tiempo, mejoran la eficiencia operativa de distintas formas.

  • Validan los objetos de intención antes de aplicarlos a la red. Los objetos de intención son representaciones generales de las propiedades o los resultados que se buscan alcanzar con la red. La validación es sintáctica e incluye controles semánticos basados en la política de la red.
  • Cambian instantáneamente a versiones anteriores o posteriores. Los operadores simplemente aplican el objeto de intención de la versión adecuada para volver a un estado bueno conocido si algo sale mal durante el empuje del despliegue.
  • Limitan el impacto y el alcance de los errores durante la implementación de nuevas intenciones mediante políticas bien definidas.
  • Establecen alternativas en función de las intenciones. Como el sistema conoce los resultados esperados para una configuración específica, puede mantener esos resultados, incluso, en el caso de apagones o errores del dispositivo reconfigurando otros elementos de la red o utilizando distintos mecanismos para lograr los mismos resultados.

Los sistemas de orquestación de redes modernos han hecho posible que haya sistemas comerciales de redes basadas en la intención para las implementaciones críticas y escaladas. Las redes basadas en la intención reducen el tiempo que se necesita para brindar servicios confiables de días o semanas a tan solo minutos y, además, ayudan a abordar los desafíos operativos una vez implementada la infraestructura.

Adopción de las redes basadas en la intención

Si bien las redes basadas en la intención no son un concepto nuevo, la mayoría de las empresas aún no lograron adoptarlas por completo.

Cada etapa del proceso se caracteriza por ofrecer métodos cada vez más automatizados y simples para implementar y gestionar las operaciones de red.

  • Manual: el equipo de operaciones gestiona los dispositivos de red del centro de datos utilizando obligatoriamente CLI, SNMP y herramientas básicas y específicas.
  • Semiautomático: la gestión basada en reglas y comandos se combina con herramientas tradicionales para la automatización básica, la visibilidad de los datos de red y alertas que permiten reaccionar a eventos de la red.
  • Centro de datos definido por software: una abstracción de software de la infraestructura de red que permite un despliegue más rápido y seguro de servicios y aplicaciones.
  • Centro de datos enfocado en la automatización: se basa en el centro de datos definido por software automatizando el suministro, la configuración, el despliegue y la orquestación.
  • Centro de datos basado en intención: recopila y convierte continuamente todos los datos pertinentes necesarios para realizar las acciones automáticas que mantienen a la red alineada con la intención dinámica de la empresa, las condiciones del centro de datos y las políticas.

Análisis basado en la intención

Las redes basadas en la intención no solo responden a las intenciones, sino que las garantizan. Con este tipo de análisis, las redes pueden cumplir con la intención original de la empresa durante todo el ciclo de vida del servicio. Estos análisis aportan información valiosa sobre los servicios de red, lo que permite a los equipos ver la red como un servicio completo.

Cuando se produce algún error, las redes basadas en la intención recurren a estos análisis para identificar la causa raíz en menos tiempo. Al igual que las estrategias de gestión centralizada tradicionales, los análisis basados en la intención informan a los operadores de las condiciones y los datos que requieren atención, pero estos, además, filtran los detalles irrelevantes para poder conocer la información importante de forma rápida y sencilla.

Los análisis mantienen las operaciones de red alineadas con la intención original de la empresa durante todo el ciclo de vida del servicio.

Implementación de Juniper

Las redes basadas en la intención requieren un sistema de orquestación sofisticado que sea capaz de tomar decisiones complejas. Juniper Apstra System proporciona redes y análisis basados en la intención como una solución que simplifica el diseño, el desarrollo, el despliegue y la operación de redes de centros de datos, y verifica continuamente que la red permanezca alineada con los resultados empresariales esperados.  Esta solución unifica los equipos de operaciones y arquitectura de red, lo que elimina los problemas de confiabilidad y las limitaciones con respecto al capital humano, al tiempo que ofrece flexibilidad y acelera la implementación y la activación.

Preguntas frecuentes sobre las redes basadas en la intención

¿Qué problemas resuelven las redes basadas en la intención?

Eliminan los errores humanos, por lo que reducen significativamente los riesgos de la red. Garantizan la eficiencia operativa, ya que eliminan las operaciones manuales basadas en CLI.

¿Cómo se implementan las redes basadas en la intención?

Básicamente, se separa la intención del procedimiento. Los operadores describen el estado deseado de la red, y un sistema de orquestación se encarga de crear y mantener una configuración de red que cumpla con esos objetivos. Por lo general, los operadores introducen una "intención" empresarial en una GUI o por medio de una API. Luego, la solución de redes basadas en la intención la interpreta y configura la red en consecuencia para lograr el objetivo deseado.

¿Cómo se relacionan las RDS y las redes basadas en la intención?

Las redes definidas por software (RDS) tienen el objetivo de separar los planos de datos y de control de la red. En cambio, las redes basadas en la intención buscan eliminar la complejidad de la configuración manual de los dispositivos y la reemplazan por una plataforma de orquestación abstraída y automatizada. Las plataformas de gestión que ofrecen funciones de RDS pueden utilizar una solución de redes basadas en la intención para el aprovisionamiento y la gestión.